Por la ventana y en toda la boca

Tras la sesión clasificatoria del GP de Abu Dhabi parecía claro que Fernando Alonso se proclamaría tricampeón del mundo. Por delante de Webber, su gran rival, y en una posición que le permitiría controlar a Vettel sin demasiados problemas. Sin embargo al asturiano todo le ha salido al revés. Ferrari ha optado por copiar la estrategia de Webber y se ha olvidado de que Vettel también optaba al Mundial, ha salido de boxes retrasadísimo y luego ha sido incapaz de poder adelantar a Vitali Petrov en las 39 vueltas que se ha pasado tras la estela del Renault, ni de lejos el coche más competitivo de la parrilla. En el momento más decisivo, la ‘magia’ que se le presupone Alonso no ha llegado ni a treta de un prestidigitador de feria barata. Frustrado, incapaz de remediar en pista el error garrafal de Stefano Domenicali y Andrea Stella (que a nadie le extrañe ver rodar algunas cabezas los próximos días), Alonso ha visto como volaba por la ventana un campeonato que ayer parecía tener en el bolsillo.

Con todo, pese a la triste imagen final, Alonso y Ferrari han mostrado un gran nivel este año. Conviene recordar que Schumacher en su primer año en Ferrari fue tercero a 38 puntos de Damon Hill (puntuaban los seis primeros y el ganador de cada GP sumaba 10 puntos) y no luchó por el Campeonato hasta la última carrera como el español. Además, con un coche inferior al Red Bull, ha ido de menos a más y tras un inicio irregular ha firmado una segunda parte de campaña tremendamente espectacular.

Mención aparte merecen Sebastian Vettel, Christian Horner y el equipo Red Bull en general. Ya el año pasado parecían los únicos capaces de hacer algo de sombra a los sorprendentes Brawn, y este año tenían sin duda el mejor coche y sus pilotos en gran forma. Tras un inicio dubitativo de Webber y en la que fallos mecánicos privaron a Vettel de ganar las dos primeras victorias del campeonato, su fortaleza ha hecho que fueran la única escudería con sus dos pilotos con opciones de ganar el Mundial en la última carrera. La tormenta de criticas por no decantarse por Webber, mejor posicionado hasta el último momento, ha sido algo nunca visto. Sin embargo los hechos han dado en toda la boca a los que creían (creíamos) saber mejor que Horner cual era la estrategia más conveniente para su equipo. Con la colaboración de Ferrari –Alonso incluído- se han salido con la suya y Sebastian Vettel, niño mimado del equipo, es hoy el Campeón del Mundo más joven de la historia. Como Kimi Räikkönen en en 2007, llegó a Abu Dhabi a la expectativa y se lleva a casa un sueño que el viernes rozaba lo imposible. A pesar de algunos errores graves, como cuando arrolló a su compañero de equipo en Estambul, y una cierta irregularidad a mitad de campeonato, ha sabido resurgir en el tramo final, ganando tres de las últimas cuatro carreras. Y si no fuera por aquellos malditos frenos de las dos primeras carreras, Vettel hubiera sido campeón en Brasil.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: