Se fueron para volver (o no)

Cuando el próximo 14 de marzo las luces verdes den comienzo al Gran Premio de Bahrein, Michael Schumacher se convertirá en el noveno campeón del mundo que ha abandonado la Fórmula Uno para luego volver a las pistas. Con cuarenta años y siete títulos del mundo a sus espaldas, más que nadie, el alemán asegura que su intención es luchar por el octavo. Los antecedentes más recientes juegan en su contra, sin embargo no sería el primer piloto en volver de su retiro para coronarse campeón.

Juan Manuel Fangio: Retorno y reinado

Precisamente el segundo piloto con más títulos de la historia fue el primero en abandonar la Fórmula Uno justo después de ganar su primer título en 1951, con 40 años. La incapacidad de su equipo, Alfa Romeo, para tener un coche para esa temporada y por un gravísimo accidente que sufrió en Monza en el que se partió el cuello le obligaron a estar toda la temporada de 1952 en el dique seco. En 1953 volvió a las pistas y fue segundo a 6,5 puntos del campeón Alberto Ascari. Después ganó cuatro títulos seguidos entre 1954 y 1957. El piloto argentino se retiró definitivamente en 1958 cuando contaba con 47 años.

Phill Hill: Peor, imposible
Tras ganar el mundial de 1961 a los mandos de un Ferrari, el primer piloto americano en proclamarse campeón del mundo se retiró en 1964. Tras dos años alejado de la categoría reina, en 1966, con 39 años, volvió para ponerse al volante de un Eagle T1G en el Gran Premio de Italia que se disputaba en Monza, pero el resultado no pudo ser peor: ni siquiera logró clasificarse para la carrera. Visto lo visto, no volvería a competir en la Fórmula Uno.

Mario Andretti: Una temporada de descanso y camino al título
El caso del italoamericano es ligeramente diferente al de Fangio y Hill. Entre 1968 y 1972 corrió diversas carreras de Fórmula Uno con Lotus, March, Ferrari y Parnelli, ganando el Gran Premio de Sudáfrica de 1971. Tras disputar 22 carreras, se alejó durante 1973, para volver a la Fórmula Uno en las dos últimas carreras de 1975. En 1976 disputo su primera temporada completa con 35 años y en 1978 fue Campeón del Mundo. Con 41 años, el Mundial de 1981 fue su última temporada completa y en 1982 se retiró tras correr tres carreras.

Alan Jones: Una sombra de lo que fue
Tras siete temporadas en activo y una corona de campeón, la de 1980, el australiano optó por retirarse tras el mundial de 1981 con 35 años. Dos años más tarde, en 1983, disputó el Gran Premio del Oeste de Estados Unidos en el circuito de Long Beach, California, pero se retiró durante la vuelta 58 por precaución ya que no se encontraba bien dentro del coche. A finales de la temporada de 1985 volvió para disputar cuatro carreras con el equipo Haas-Lola, pero no logró completar ninguna. Pese a los resultados, el equipo le renovó para correr toda la temporada de 1986. De las dieciséis carreras, sólo pudo acabar cinco, siendo un cuarto puesto en Monza el mejor resultado del año, y acabó la temporada con cuatro puntos. Tras estos malos resultados optó por dejar la Fórmula Uno con 40 años.

Niki Lauda: Irregularidad y campeón por medio punto
Con dos mundiales, 1975 y 1977, en su haber y tras haber estado a punto de morir en un accidente en Nurburgring en 1976, Lauda abandonó la Fórmula Uno en 1979, con 30 años, dos carreras antes de que acabara la temporada. El austriaco estaba “cansado de dar vueltas a un circuito” y quería volver a Austria para centrarse en su compañía aerea, Lauda Air. Sin embargo, la necesidad de conseguir dinero para mantener su empresa le hizo volver en 1982 con McLaren. Tras dos temporadas con un rendimiento irregular –ganó dos carreras en el año de su retorno, y comenzó 1983 con dos podios consecutivos, pero sólo acabó diez de las 30 carreras que disputó- en 1984 logró su tercer título de campeón del mundo por sólo medio punto de ventaja sobre su compañero de equipo Alain Prost. Tras nos decepcionantes resultados en 1985, cuando logró una victoria pero se retiró en once de los quince grandes premios mientras que su compañero Alain Prost era campeón, se retiró definitivamente con 36 años.

Alain Prost: El último retorno con éxito
El francés cuatro veces campeón del mundo ha sido el último regreso a la Fórmula uno con éxito. Tras un año complicado en el que sólo pudo ser quinto mientras que su máximo rival, Ayrton Senna, se proclamaba campeón del mundo, Prost optó por tomarse un año sabático en 1992, pero sólo para volver a las pistas en 1993, con 37 años, al volante del coche más competitivo de la parrilla: el Williams-Renault. Ganó siete de las primeras diez carreras y fue matemáticamente campeón a falta de dos carreras para el final, en el mismo GP de Portugal que anunció su retirada definitiva.

Nigel Mansell: De león a ratón
Tras una mala experiencia con Prost como compañero de equipo en Ferrari en la temporada de 1990, cuando Mansell se enteró de que el francés iba a ser su compañero de equipo en Williams en 1993 optó por abandonar la Fórmula Uno para competir en la Fórmula Indy americana a pesar de ser el vigente campeón del mundo con 52 puntos de ventaja sobre el segundo, su compañero Riccardo Patrese. Tras la muerte de Ayrton Senna en el Gran Premio de San Marino, Frank Williams apostó por el inglés para apoyar a Damon Hill en su lucha contra Schumacher. Mansell participó en el GP de Francia pero se tuvo que retirar por un fallo en el cambio de marchas. Volvió en las últimas cuatro carreras y aunque un trompo le hizo abandonar en Jerez, en Japón fue cuarto y ganó el Gran Premio de Australia después de la colisión entre Hill y Schumacher. A pesar del buen final de temporada, Williams apostó por Coulthard para 1995 y Mansell fichó por McLaren ya que Marlboro quería un campeón del mundo en el equipo. Sin embargo las cosas no fueron bien. Mansell no cabía en el coche (así, tal como suena) y no pudo correr hasta la tercera carrera. Tras dos Grandes Premios decepcionantes, “El León” optó por la retirada definitiva con 42 años.

Jaques Villenueve: La estrella que se apagaba
Tras un fulgurante debut en la Fórmula Uno, siendo segundo en su primer año y campeón en su segundo, el talento del canadiense pareció esfumarse en el momento que se rompió el matrimonio Williams Renault que tan buenos resultados había tenido desde 1989 hasta 1997. Tras comprobar el declive del equipo Williams sin los motores franceses, Villenueve fichó en 1999 por el recién fundado equipo BAR con la esperanza de volver a ser competitivo. Sin embargo su estrella se apagaba tan rápido como se había encendido y en las cinco temporadas que estuvo en BAR sólo logró dos podios. Ante su pobre rendimiento en 2003, seis puntos frente a los 17 de su entonces compañero Jenson Button, el equipo le rescindió el contrato a falta de una carrera para el final. El canadiense anunció su retirada, pero antes de que acabara la temporada 2004 volvió para sustituir a Jarno Trulli que había abandonado el equipo Renault. Disputó tres carreras en las que no pasó del décimo puesto mientras que Fernando Alonso era dos veces cuarto y una quinto. Sin embargo Sauber lo contrató de cara a 2005, temporada en la que sus resultados mejoraron, aunque quedó dos puntos por debajo de su compañero Felipe Massa. En 2006, tras la compra de Sauber por parte de BMW, su rendimiento siguió mejorando, aunque muy por debajo de su compañero Nick Heidfeld. Pero su mejoría se vio truncada en el Gran Premio de Alemania, que sería su última carrera con 35 años. Jaques sufrió un accidente que le obligó a perderse el siguiente Gran Premio, el de Hungría. Su sustituto fue Robert Kubica, que realizó un gran papel a pesar de ser descalificado por irregularidades en el coche. Pocos días más tarde se anunció que Villenueve abandonaba el equipo BMW, ya que el canadiense no quería que el resto de la temporada fuera una constante comparación con el piloto polaco, considerando que ya había demostrado su valía en la Fórmula Uno. Pese a todo, en los últimos meses su nombre ha sonado para ocupar una plaza en uno de los equipos nuevos, aunque hasta ahora nada se ha confirmado.

Interrogante Schumacher
Han pasado tres temporadas desde que el Kaiser se retirara de la Fórmula Uno, tras perder el título ante Fernando Alonso en aquel GP de Brasil en el que Schumacher remontó hasta la cuarta posición desde la última tras sufrir un pinchazo. El rendimiento que pueda dar en su retorno es una incógnita, tanto por su estado físico –que ya le impidió sustituir a Massa en Ferrari- como por el coche que le pueda proporcionar Mercedes, que no ha contado con el trabajo previo que llevo a Brawn a tener el mejor coche de la parrilla. Además, también se enfrenta a una parrilla mucho más competitiva que la que había durante su reinado en Ferrari, cuando no había pilotos del nivel de Lewis Hamilton, Sebastian Vettel o Fernando Alonso. Sin embargo, no se puede olvidar que Michael Schumacher tiene, con diferencia, el mejor palmarés de la historia de la Fórmula Uno. Si hay alguien que puede ser campeón del mundo después de volver a la competición con 40 años y tras tres temporadas de descanso, ese es el recordman de la Fórmula Uno.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: